Llamada

Apretar los dientes, respirar profundo, secarte las lágrimas, contener.  Suena el celular y ves que es mamá. Mamá que dejó de hacer de comer, regar las plantas, cantar a tu hermanita “duerme duerme negrito” para llamar y decirte cualquier cosa. Apretar los dientes, relajar la voz, sacudirte un poco de tristeza, contestar a tu madre, y por teléfono decir -madre, estoy bien, claro, hace calor, ¿ustedes? Los extraño- y aquí ahogarte un poco más en la marea viva de tu sangre mientras el ventilador necio y pobre apenas mueve un poco tu cabello ¡Ven a visitarme, vuelve pronto, ve a visitar a tu abuela, cruza los montes, baila todos los días, vacía a los perritos, llena de gatitos los cántaros de agua!  Las palabras de tu madre suenan lejos y no tienen el mismo efecto que cuando te traía dulces después de su jornada o cuando sabías que ella era los reyes magos pero no se lo decías porque querías que creyera que aún sabías creer.

Mamá, qué no ves que los cuartos de esta casa están vacíos, que nuestros muertos y quienes más nos amaron nunca van a volver.

Anuncios
Estándar

2 comentarios en “Llamada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s