Playas animalas

Siempre para Carlos

 

 

Viniste porque te dije ven, siéntate. Pedí cosquillas de playa e inflaste la boca para darme aire en una oreja.  Pensé que todas las brisas me recordarían a ti, todos los vientos. Subiste porque te dije sube. Te quedaste en mí mucho tiempo, arriba,  salía la sal por todas partes y me sentí como en agua. Varios días que fueron minutos como días comprimidos con soles y lunas en intervalos.  Besaste mi panza y no te lo había pedido, los besos se hicieron caracoles y me reí por las cosquillas otra vez de playas animalas.  La panza se me llenó de ajolotes coloridos que me pedían más tus besos. No hablamos nunca porque mi cuerpo tenía una voz que quería usar y te pedí con un dedo en la boca que no me dijeras nada hasta que se calmara el agua que éramos nosotros y que siempre.  Escuché todo y te aprendí. Dirigí un enorme silencio a todo el amor. Solo hablé para decir siempre. Hoy te hablo con un dedo en el ombligo pidiéndote siempre  más.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s