Enredadera de luz


 

Uno. Aquí estoy con el vestido de bolitas blancas. Aquí está el frío y en nuestros costados están los edificios. Tomamos nuestras manos por principiar el camino que sin besarnos es ¿para qué quiero besarte si con quererte soy? No sé, pregunta a mi cuerpo, yo no tengo qué ver con sus que ganas de llevarte a un pedazo de tierra o de aire y coger toda la puta vida -sin besarte quizás-. Explícalo a mi sistema músculoesquelético, yo no tengo nada que ver con él.

Dos. Otra vez soy con el vestido de bolitas blancas y estamos abrazados por momentos, otros momentos en los que no, te estoy abrazando con el pensamiento, queriendo abrazarte con la lengua y morir.

Tres. El frío. Al primer kilómetro que camine a tu lado dejarás de quererme. Me haces tanto bien que te tengo mucho miedo.

Cuatro.  Pregunto cualquier cosa por hacerte sonreír. Atrapo la imagen, la aprieto con mis manos para que nunca escape. Así.

Cinco.  Silencias mientras hablas con los dedos y quieres apretar con un puño mi corazón para que no crezca. Pero ya te quiero y es parecido a una enredadera de luz incontenible.

 

Anuncios
Estándar

2 comentarios en “Enredadera de luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s