Orquídea

Estar desnuda me recuerda a ti

Me gusta ese hueco anterior a tus caderas, donde siento tus costillas. Estaba desnuda, recostada y con la pierna cruzada, de modo que quizá sobresalían mis caderas y el hueco que señalaba era mi cintura.

Dos años después descubro siempre que estoy en esa posición recuerdo sus dedos acariciando el vacío que guarda mi cintura y hasta entonces me doy cuenta que en algo tan mío, como es mi cuerpo, mi cuerpo desnudo, habita alguien más. Quizá sea un instante perecedero o insignificativo, pero existe.

Y es lo que uno intenta hacer con quien bien quiere: crear permanencia en algo tan suyo, ajeno a nosotros; existir en lo que no nos pertenece y vivir siempre ahí, o de menos hasta que otro recuerdo aparezca.

Yo quiero que cubras esos recuerdos que no te pertenecen, que te acuestes junto a mí a guardarte en estos átomos con memoria. Y que con voz firme digas que estos son nuevos recuerdos que se borrarán hasta el día de mi piel última.

Anuncios
Estándar

3 comentarios en “Orquídea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s